La nueva Directiva de Accesibilidad que está preparando la Unión Europea afecta al vending

La Directiva Europea de Accesibilidad, ¿cómo afecta al vending?

Eliminar las barreras a la libre circulación de determinados productos y servicios, haciéndolos realmente accesibles para todas las personas, sobre todo a aquellas que pueden tener alguna dificultad en su acceso es el objetivo de la nueva Directiva de Accesibilidad que está preparando la Unión Europea.

En concreto, la Directiva parece que va a hacer mucho hincapié en la adaptación de los pagos de autoservicio a las necesidades de ciertos colectivos. Aunque no hace una referencia expresa a las máquinas de vending, lo cierto es que estas van a verse afectadas por la nueva Directiva, sobre todo en la adaptación del diseño y la funcionalidad práctica de sus terminales de pago.

Cambios para el vending

Los nuevos métodos de pago del vending
Las nuevas formas de pago llegan al sector del vending

Por ejemplo, uno de los cambios que el vending va a tener que introducir es la adaptación del software empleado para garantizar el acceso a la funcionalidad de identificación, seguridad y pago, haciendo más comprensible el sistema de pago y más operable para personas con limitación física. La alternativa de usar las aplicaciones de pago móviles o el cashless son cada vez más interesantes y, de acuerdo con esta Directiva, tendrán cada vez más presencia en las máquinas de vending.

Además, la Directiva Europea va también dirigida a la puesta a disposición del cliente de canales más sensoriales. Aquí pueden ganar protagonismo las tecnologías de pantallas del vending, donde se puede proporcionar una información visual y táctil o visual y auditiva para que las personas ciegas y sordas, por ejemplo, no tengan problemas a la hora de utilizar este servicio.

Otro de los cambios que deberán contemplar las empresas de vending es el de presentar la información de manera comprensible. Por ejemplo, a la hora de explicar cómo funciona la máquina, donde el lenguaje debe ser claro y con estructuras lógicas para que las personas con disfuncionalidad intelectual puedan comprenderlo bien. O también se debería utilizar tamaños de fuente adecuados, con el suficiente contraste y con un buen espaciado entre letras, líneas y párrafos, para que lo puedan leer personas con alguna discapacidad visual.

En España, antes de que llegue esa Directiva Europea hay comunidades autónomas que ya han diseñado una normativa apostando por la accesibilidad y que también afectan al vending. Por ejemplo, la Ley de los Derechos y la Atención a las Personas con Discapacidad de Andalucía, que entró en vigor en octubre de 2017.

Objetivos: accesibilidad y no discriminación

Favorecer la accesibilidad y la no discriminación deberá ser un objetivo que tendrá presente el diseño de las máquinas de vending. Concretamente en el artículo 50 de dicha ley, se afirma que “todas las personas físicas o jurídicas que, en el sector público o privado pongan a la venta bienes a través de máquinas expendedoras o suministradoras automáticas deberán garantizar que sean utilizables por las personas con discapacidad en condiciones de plena accesibilidad, autonomía, seguridad y comodidad”.

A pesar de que las máquinas expendedoras y sus medios de pago son un servicio sencillo y fácil de utilizar, sí que es cierto que van a tener que adaptarse para tener presente a un porcentaje de la población que puede encontrar ciertas dificultades y limitaciones en el uso del vending y necesita una atención diferenciada.

Gesvending